Saltar al contenido

La mejor herramienta para vectorizar imágenes online

¿Tienes un logo, fotografía o ilustración que te gustaría vectorizar? Bien, te estás preguntando lo mismo que me pregunté yo hace ya semanas cuando quería vectorizar una infografía que había hecho con Photoshop. Me llevó muchos días averiguar cual era la mejor herramienta para hacerlo y me tuve que descargar muchos programas que ni por un asomo dejaban una buena calidad de salida, hasta que descubrí la aplicación que utilizo actualmente. Pero antes de conocerla …

¿Qué es una imagen vectorizada?

Bien, para responder a esa pregunta, antes hay que entender que hay dos formas de representar imágenes: con píxeles o con vectores. La primera de ellas es la más conocida, pues es el tipo de imagen que obtenemos, por ejemplo, al echar una foto con nuestro dispositivo móvil o con una cámara. Las imágenes vectoriales no se basan en píxeles, si no en vectores, es decir, en líneas que se van trazando y rellenando entre ellas. Esto no permite tanta complejidad de imagen como las imágenes con píxeles, pero tienen otras muchas ventajas:

  • Ocupan menos que las imágenes por píxeles
  • Se pueden escalar todo lo que se quiera sin perder calidad
  • Son muy fáciles de modificar

Si por alguna de estas razones quieres vectorizar una imagen, prepárate para la siguiente aplicación que te voy a presentar:

La mejor aplicación para vectorizar imágenes online

La aplicación que llevo utilizando todas estas semanas es Vector Magic. Cuando entréis en su página web tendréis un conversor online de imágenes pixeladas (mapas de bits) a imágenes vectoriales. Esta herramienta online es muy fácil de usar: seleccionamos la imágenes que queremos convertir y tras unos ajustes que la herramienta ejecuta automáticamente, podremos descargar la fotografía totalmente vectorizada. Esta herramienta es perfecta para:

  • Logotipos
  • Imagotipos
  • Isotipos
  • Infografías
  • Ilustraciones en mapa de bits

Sin duda es una buena herramienta, pero es de pago. No obstante, no decaigamos, porque tenemos una segunda opción: la versión de escritorio. Esta versión que podréis descargar desde la web que os he enlazado antes, tampoco es gratuita, pero si sois un poco «piraticas», la seguro que la podéis encontrar por algún lado en la red. La aplicación está disponible tanto para Windows como para Mac y cuenta con una prueba gratuita para que podáis comprobar su eficacia.

Yo la compré porque realmente la utilizo y creo que los desarrolladores de aplicaciones también se merecen comer, pero el funcionamiento es el mismo. Lo único que les llega a diferenciar, es que en la versión de escritorio cuentas con muchas opciones más como el reescalado de imágenes, o la exportación a archivo de Adobe Illustrator.