Saltar al contenido

La MWC 2018 peligra tras los altercados en Cataluña

El pasado 1 de octubre se celebró en Cataluña, comunidad perteneciente a España, un referéndum de carácter ilegal a los ojos de muchos y necesario a los ojos de otros. Tras estos incidentes, la GSMA (empresa encargada de la celebración y coordinación del evento) ha querido tomar cartas en el asunto y comunicar lo que podría ser el fin de la MWC 2018 en Barcelona.

La causa parece que es bastante sencilla y fácil de ver a día de hoy. John Hoffman, director de la GSMA advierte que no celebrará el evento en Barcelona si se llega a proclamar la Declaración de Independencia. El CEO puntualiza que no quiere que ninguna organización le hable a los participantes del evento sobre la independencia de su comunidad.

Sin embargo, parece que esta no es la única causa que haría a la feria más importante de móviles a nivel mundial desplazarse de ciudad. Las sucesivas huelgas de transportes públicos que ocurrieron durante generaciones anteriores de la Mobile World Congress ha cabreado y mucho a Hoffman, quien espera que no se vuelvan a repetir. Además, no creo que nadie quiera celebrar un evento de tales magnitudes dentro de un territorio con tanta inestabilidad política y social como la hay ahora.

¿Cuáles son las principales alternativas para la MWC 2018?

Si finalmente la GSMA decide trasladar el evento, hay dos ciudades ya estudiadas por la misma empresa que podrían dar cabida a la próxima edición. Se tratan de Milán y Estambul, dos ciudades Europeas que al parecer cumplen los requisitos que buscan para ser la nueva sede del congreso.

En España, Cristina Cifuentes ha expresado siempre su apoyo a la GSMA y que le gustaría que las próximas ediciones se celebrasen en la feria de Madrid, una de las alternativas que ya se estaban barajando para cuando se terminase el contrato que tenían con Barcelona.

Sí, exacto, la GSMA tiene un contrato con Barcelona para la celebración del Mobile World Congress hasta 2023. Sin embargo, no creo que se lo piensen mucho al observar la inestabilidad que hay actualmente en Cataluña que puede provocar graves altercados durante el evento.

La ciudad elegida gana, y mucho

Aunque de momento Barcelona sigue en pie como sede de la próxima generación de la MWC, se está estudiando con mucho detenimiento. Si finalmente se optara por marcharse, la ciudad que realmente reciba el congreso en su ciudad obtendrá unos ingresos que rondan los 500 millones de euros gracias a la llegada de más de 100.00 personas.