Lo sabemos, tienes la idea más maravillosa del mundo, la aplicación que nos va a cambiar a todos la vida. Llega un usuario, la abre, no sabe cómo utilizarla y tarda exactamente 2 minutos en desinstalarla o en salirse de tu web. Es duro, meses y meses de planificación, diseño y desarrollo para que llegue una persona y decida que no merece la pena seguir usándola. ¿Es inútil nuestra idea? No, lo que pasa es que no saben utilizarla.

¿Qué es eso de UI y UX?

Es importante antes de comenzar a leer este artículo, que entendamos la diferencia que hay entre UI y UX. No, no son lo mismo, aunque ambas tienen algo en común: lograr que tu potencial cliente acabe comprando algunos de tus productos o servicios.

La UI, User Interface o Interfaz de Usuario, es la forma por la cual un usuario se comunica con nuestra aplicación. De nada sirve tener una aplicación o una web muy potente, si los usuarios no son capaces de comunicarse correctamente con ella. Aquí entran dentro aspectos como la posición de los botones, los elementos de los menús e incluso la fuente utilizada.

Por su parte, la UX o Experiencia de Usuario, es la encargada de que todos estos elementos descritos anteriormente en la UI, sean de utilidad. Por ejemplo, que el botón al que hemos llamado “Carrito”, lleve correctamente al carrito de la compra de nuestro e-commerce. Parece una tontería, pero muchas de las veces por las que perdemos un cliente es porque su experiencia no ha sido buena y eso genera desconfianza.

¿Qué tiene que ver nuestro cerebro en todo esto?

Nuestro cerebro está dividido en dos sistemas, uno que racional, pensativo y otro más de “acción – reacción” ¿Adivinas cual de los dos sistemas actúa cuando tu cliente entra a tu aplicación o página web? Siento decirte que no es el primero.

Cuando llegamos a una nueva aplicación, nuestro cerebro la relaciona con otras con las que ya ha interactuado, como YouTube o WhatsApp. En ese momento, en nuestra cabeza activa el chip del segundo sistema, el más impulsivo y deja a lo que aparentemente parece lógico hacer de las suyas.

Si resulta que tu plataforma está igual de bien diseñada que las que he mencionado actualmente, felicidades, a tu usuario le será muy fácil navegar en ella y por lo tanto, se quedará más tiempo utilizándola, aumentando el porcentaje de conversión. Si por lo contrario no es intuitiva y el usuario tiene que “pensar mucho” para hacer algo, terminará abandonándola. Triste, pero cierto.

El método Wheel Hub

En el diseño UX es imprescindible tener los conceptos claros y contar con un plan a seguir optimizado para tu negocio. El método de Wheel Hub consiste en aprovechar las últimas tecnologías y unirlas a algunos de los mejores desarrolladores web para acabar diseñando una web o aplicación cuidada y funcional.

En resumen, Wheel Hub es una empresa fundada hace más de 4 años por dos ingenieros multimedia con el fin de ofrecer servicios de desarrollo UI/UX. Este es un apartado de las páginas web y aplicaciones muy importante, pero que había sido apartado del plan de ruta que siguen muchas empresas de desarrollo y diseño.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.